Un ajuste de cuentas, la estrategia de defensa de los Castedo

Cadena NOA | 9.5.19 |

Raúl Amadeo Castedo y Delfín Reynaldo Castedo están acusados del homicidio calificado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas y encubrimiento en perjuicio de Liliana del Valle Ledesma.

Santos Saldaño, abogado defensor de los hermanos Castedo, interpuso recurso de apelación con casación en subsidio, por lo que el juez de la sala I del Tribunal de Juicio de Orán, Edgardo Laurenci, ordenó suspender la audiencia de ayer fijada en la causa.
Si el Tribunal de Orán no accede a la incorporación de las pruebas, la defensa ira a casación al Tribunal de Impugnación de Turno en Salta para que se expida sobre si las mismas están bien o mal rechazadas.
La estrategia de Saldaño para liberar a los acusados del crimen buscará implicar a Ledesma y a su esposo en casos de narcotráfico.
“Acá no hubo problemas de tierras ni de corte de paso de caminos vecinales, sino un ajuste de cuenta del narcotráfico”, disparó el letrado.
Aclaró que en el período de ofrecimiento de pruebas, a la defensa le rechazaron la posibilidad de realizar un ADN a las manchas sanguinolentas que tiene el cuchillo que se usó para ultimar a Ledesma, que no se hicieron cuando condenaron a  María Gabriela Aparicio, Aníbal Tárraga, Lino Ademar Moreno, Casimiro Torres, Patricia Guerra y a Juan Moreno en el 2010.
“También pedimos que el Tribunal de Juicio solicite copia de un informe a Materia Nº1 de Sustancias Controladas de Bolivia, de violación a la ley Nº 1008, que se corresponde a nuestra ley de Estupefacientes, para verificar si ahí estuvieron detenidos Liliana Ledesma y su esposo Gilberto Villagomez Arancibia por tráfico de estupefacientes.  
"La matan por una mejicaneada"
Tenemos un testigo que dice que estuvo con Ichuta Vargas en el momento que le quita la vida a Ledesma, que había sido contratado por sicarios por tema de narcotráfico. Eso está incorporado al expediente, pero no a la causa”, sostuvo.
Según Saldaño, a Ledesma la matan “por una mejicaneada que hizo Villagomez” y que todo eso está incorporado en una causa en Bolivia. “También tenemos testigos nuevos como la madre de éste testigo que ya murió pero que sabe de lo ocurrido”, afirmó.
Los hermanos Castedo volvieron al Servicio Penitenciario Federal, Complejo Penitenciario Federal III (NOA) de General Güemes.
La madre de Liliana espera un juicio digno
Elida Romero, madre de Liliana Ledesma, la pequeña productora rural asesinada de siete puñaladas en septiembre de 2006 en Salvador Mazza, dijo a Nuevo Diario que le pidió a la fiscal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Orán, Claudia Carreras un juicio justo.
Fue luego de enterarse de la suspensión del juicio contra los acusados de la muerte de su hija. Los hermanos Raúl y Delfín Castedo, están acusados del homicidio calificado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas y encubrimiento en perjuicio de Liliana del Valle Ledesma.
El inicio estaba previsto para ayer, pero por las presentaciones que hizo el abogado defensor de los imputados fue suspendido hasta nueva fecha.
Aviso tardío a la familia Ledesma
Elida se mostró decepcionada por lo ocurrido ayer en la Sala del Tribunal de Juicio de Orán. Pero también le sorprendió que fuera notificada sobre el inicio del juicio recién el martes último a la noche, cuando a los abogados y los medios de comunicación ya tenían la información desde el viernes pasado.
“El lunes una periodista me llamó y me pregunto sobre el caso y ahí me enteré que tenía fecha para hoy (por ayer), así que tuve que mandar mensaje al campo a mis hijos para que vengan. Todo fue el vicio, tanto madrugar y viajar para  nada”, dijo.
La mujer y sus hijos continúan viviendo en la finca de Salvador Mazza y debieron organizar todo para viajar a Orán para presenciar el juicio. “A las 11 recién nos llamaron y nos dijeron que perdonemos que el juicio se suspendía por los escritos que presentó el abogado de los Castedo. Cuando hablé con la fiscal, le dije que quiero un juicio digno porque ellos son los autores intelectuales de la muerte de mi hija. Me dijo que me va a llamar para hacer la reconstrucción de lo que pasó acá en la pasarela”, señaló Romero.
También señaló que en su camino hacia las oficinas de la fiscalía pudo ver a uno de los Castedo, a Delfín. “Vi a uno que los policías lo trajinaban como a bolsa de papa. Entre tres lo sacaron a la calle para meterlo en la camioneta. Al otro (Raúl) no le vi la cara porque estaba encapuchado y con chaleco”, dijo.
Por último sostuvo: “La fiscal me dijo que estoy en todo mi derecho de reclamar y pedir justicia por mi hija. Yo le dije que eran 13 años esperando y que vengamos y se suspenda el juicio, no es posible”.

Categoria: ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar