Invitado no deseado: Un diario inglés revela que un obispo argentino investigado por abuso sexual está con el Papa en retiro espiritual

Sebastian Acosta | 12.3.19 |

El obispo Gustavo Oscar Zanchetta fue invitado por Francisco y está con él en Italia asistiendo a los ejercicios espirituales anuales de Cuaresma.


El obispo argentino Gustavo Oscar Zanchetta, que está bajo  investigación del Vaticano por abuso sexual de seminaristas y otras conductas sexuales inapropiadas, asiste a los ejercicios espirituales anuales de Cuaresma del papa Francisco junto a otros funcionarios de la curia.
Según un informe de Christopher Altieri del Catholic Herald, Zanchetta confirmó por teléfono que asiste al retiro, que comenzó la tarde del 10 de marzo en una casa de retiro en las afueras de Roma.
El obispo, que está de licencia mientras se lo investiga, espera que el actual obispo de Orán termine el proceso de recopilar testimonios sobre las acusaciones en su contra, que se enviarán a la Congregación para los Obispos y, en última instancia, serán juzgados personalmente por el papa Francisco.
Los ejercicios espirituales anuales de la Cuaresma del Papa se llevan a cabo del 10 al 15 de marzo en la Casa del Divin Maestro en Ariccia, una ciudad situada a unas 30 kilómetros a las afueras de Roma, en el lago Albano. Al retiro asisten tradicionalmente el Papa y los miembros principales de la Curia Romana, especialmente los jefes de departamento.
El retiro de este año está siendo dirigido por el abad benedictino Bernardo Francesco Maria Gianni. Él dará meditaciones sobre el tema de la mirada y los gestos de Cristo en la vida del mundo.
Después de su renuncia como obispo de Orán en agosto de 2017, Zanchetta fue nombrada por el Papa Francisco en diciembre de 2017 para un puesto creado para él dentro de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), que supervisa los bienes y propiedades inmobiliarias del Vaticano.
El Vaticano ha insistido dos veces en que no sabía nada sobre los informes de abusos contra Zanchetta hasta el otoño de 2018, aunque las investigaciones de los medios sugieren que el Papa conocía las acusaciones en 2015, dos años antes de darle a Zanchetta un puesto en el Vaticano.
Zanchetta fue reportado al Vaticano en 2015 y 2017 cuando descubrieron fotografías sexuales en su teléfono celular y era sospechoso de abuso sexual de seminaristas.
Los documentos publicados el 21 de febrero por El Tribuno, periódico  de Salta, pretendía demostrar que el Vaticano recibió una queja sobre Zanchetta en 2015 y que el papa Francisco había hablado con Zanchetta después de la presentación de la queja. Los documentos también afirman que Zanchetta no informó de la venta de dos propiedades de la iglesia por valor de millones de dólares.
Los documentos parecen confirmar informes anteriores de la Associated Press. Zanchetta también enfrenta una demanda judicial de abuso sexual en Argentina que se hizo pública recientemente.
Juan José Manzano, ex vicario general de Zanchetta en la diócesis de Orán, dijo a Associated Press que el Vaticano recibió quejas contra Zanchetta en 2015 y 2017, pero que la queja de 2015 contra Zanchetta no se emitió como una queja canónica oficial.
Según el informe de El Tribuno, una de las secretarias de Zanchetta alertó a las autoridades luego de encontrar accidentalmente imágenes sexualmente explícitas enviadas y recibidas en el teléfono celular de Zanchetta. La queja dice que algunas de las imágenes representan a "jóvenes" teniendo relaciones sexuales, además de las imágenes lascivas de Zanchetta.
El informe dice que tres de los vicarios generales de Zanchetta y dos monseñores presentaron una queja interna formal ante la nunciatura argentina en 2016, alegando comportamiento inapropiado con los seminaristas, como alentarlos a beber alcohol y favorecer a los más atractivos entre ellos.
El papa Francisco convocó a Zanchetta a Roma durante cinco días en octubre de 2015. El Papa parecía haber aceptado la excusa de Zanchetta de que su teléfono celular había sido pirateado, y rechazó las acusaciones.
La acusación interna de 2017, que según El Tribuno habla de presunto abuso más explícito por parte de Zanchetta de los seminaristas, terminó con la salida de Zanchetta de la diócesis, aunque él dijo que estaba renunciando por razones de salud. El Vaticano no abrió una investigación en ese momento.
Manzano dijo que parte de la razón por la que el Vaticano no tomó en serio las acusaciones contra Zanchetta fue por la estrecha relación del obispo con el papa Francisco, quien lo nombró obispo de Orán en 2013. Sin embargo, Manzano dijo que creía que Francisco y otros funcionarios del Vaticano también habían sido víctimas de la "manipulación" del obispo.
El portavoz de la Oficina de Prensa del Vaticano, Alessandro Gisotti, repitió "de manera resuelta" una declaración del Vaticano en enero que decía que aún no se habían presentado cargos por abuso sexual contra el obispo en el momento en que el Papa Francisco nombró a Zanchetta para su puesto en APSA. Gisotti dijo que los cargos solo surgieron en el otoño de 2018.
Cuando se le preguntó en una conferencia de prensa el 24 de febrero sobre el caso de Zanchetta, Gisotti reiteró que hay una investigación en curso.
The Catholic Herald.​

Categoria: , ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar