Todo indica que los tours de compras a Bolivia se acabaron

Sebastián Acosta | 4.9.18 | 0 comentarios

Desde el miércoles anterior los comerciantes de las fronterizas localidades bolivianas de San José de Pocitos y Yacuiba adoptaron una drástica medida: dejaron de recibir billetes argentinos. Con esta decisión, que los afecta en forma directa, porque la mayoría de las ventas de calzado, ropa de vestir, ropa de cama, vajillas, electrodomésticos tiene como sus directos destinatarios a los compradores de la zona de frontera, la situación se retrotrae a lo que sucedía en la década del 90, antes del "uno a uno".
"Había comprado anteojos recetados para mi esposa, pagué la mitad y la otra mitad debía pagar cuando los retirara; pero fui el miércoles y me dijeron que no podían recibirme plata argentina. Me fui a una casa de cambio y no me quisieron cambiar", expresó entre bronca y sorpresa un joven de la zona, quien no recuerda haber vivido una situación similar por la sencilla razón de que hace casi 30 años no sucedía. "Le pregunté al comerciante a quién le van a vender si los únicos que venimos somos los de la zona a lo que me respondió que hasta que la moneda nuestra no se estabilice no recibirán pesos argentinos", agregó.
Proveedores del comercio informal
Los comercios bolivianos que tuvieron su auge en la década del 90 cuando un peso argentino se cotizaba a un dólar estadounidense y el peso boliviano valía un 20 por ciento de ambos, se multiplicaron de tal manera que desde entonces ambas localidades -Yacuiba y San José de Pocitos- alcanzaron un crecimiento nunca antes visto. Edificios de varias plantas, galerías comerciales y centros de compras -shoppings- reemplazaron a los viejos puestos de ventas. Los tours de compras que llegaban a la frontera promediaban las 50 unidades por día y provenían de diferentes provincias argentinas.
  Los años de las vacas gordas parecen haberse ido para siempre de Pocitos. 
Cada comprador superaba en mucho 500 pesos -o dólares- por lo que sin inconveniente alguno abonaba el impuesto de Aduana y aún así seguía haciendo pinges diferencias.
Con la depreciación de la moneda argentina de este último tiempo las compras fueron disminuyendo en forma paulatina y sostenida. En la actualidad los únicos que compraban en Bolivia eran los pobladores de la región. Aún así, un mercado de 200.000 personas solo en el departamento San Martín seguía haciendo del comercio un buen negocio para los comerciantes bolivianos que al precio de costo le recargan solo un 10 o un 15 por ciento.
Sin tantas presiones impositivas lo poco que recargan termina siendo para ellos ganancias.
Otra de las ventas fuertes eran los mercados de pulgas del departamento San Martín que se abastecen en un 80% de productos provenientes de Bolivia ya que, a pesar de lo depreciada que estaba la moneda argentina, los precios seguían siendo inferiores a los de fabricación nacional en calzado o juguetes, por ejemplo, aunque de notoria menor calidad aquellos. Pero en tiempo de crisis eso es algo que a pocos les interesa.
La propietaria de un puesto de ventas en Tartagal refirió que "la chica boliviana que me trae mercadería me dijo que ahora no puede venderme nada; le quise comprar zapatillas, medias, camperas que la gente volvió a pedir, pero me explicó que no saben a cuánto nos van a vender. La única opción es que le paguemos en pesos bolivianos".
Otro joven que vende artículos para el hogar refirió que "los ventiladores que me dejaban a $1.100 aumentaron a $1.500 y a ese precio no se puede vender al público; imposible ponerle el porcentaje mío", explicó.
El jueves el valor del peso argentino había bajado tanto, que cotizaba $10 argentinos a $1,80 bolivianos.

Categoria: ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar

0 comentarios