LA LEISHMANIASIS ES UN MAL DE LA GENTE POBRE Y ABANDONADA

Cadena NOA | 5.7.18 |


Lo dijo el infectólogo Marcelo Quipildor en Bilbao, España, donde disertó en un Congreso.El médico del hospital de Orán es reconocido nivel internacional por su compromiso.

Marcelo Quipildor, médico infectólogo, trabaja incansablemente hace doce años en el hospital San Vicente de Paul, considerado uno de los especialistas más comprometidos y experimentados, fue invitado a Bilbao, España, a disertar sobre leishmaniasis.

El infectólogo salteño participó del Congreso de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas al ser considerado uno de los profesionales americanos más reconocidos en la lucha contra la leishmaniasis.

En una entrevista con el prestigioso diario El País de Madrid, reveló datos sumamente importantes sobre la enfermedad que "mata a 30.000 personas al año y se combate con fármacos de hace 70 años".

Quipildor tuvo la posibilidad de hablar sobre la leishmaniasis, de experiencias clínicas y de novedades. Esta fue una de las charlas con mayor repercusión en Bilbao, España, ya que es una enfermedad del olvido, el abandono y la pobreza, expresó a El Tribuno.

El profesional inició su alocución situando geográficamente a la ciudad de Orán, tuvo la posibilidad de informar sobre las casuísticas, mostrar fotos de los casos que se atienden por año y hacer mención al esfuerzo que llevan adelante el Instituto de Enfermedades Tropicales que funciona en la UNSa, Delegación Orán, donde el fallecido médico Néstor Taranto fue pionero y tiene más de 25 años de trabajo. "Pude contar además mi experiencia en la vida diaria del consultorio, las investigaciones que llevamos adelante, resistencia al Glucantime y la proyección que tiene el instituto para poder llegar a un diagnóstico más acertado teniendo en cuenta sobre todo al paciente".

Por la consulta de Quipildor, en el hospital de Orán pasan más de 200 contagiados de leishmaniasis al año y la raíz de su infección está en el contexto de pobreza y olvido en el que viven. "Estas enfermedades son mal llamadas tropicales. Se trata de enfermedades de la pobreza y el olvido", sostuvo.

Quipildor contó además que en febrero llegará a Orán un colega de Madrid para conocer sobre las enfermedades dengue, zika, chikungunya, "enfermedades desatendidas", dice.

Fue una excelente experiencia, cumplimos con el objetivo de que profesionales del mundo conozcan de nuestro trabajo, a nivel científico y académico en bien del paciente.

Hoy, igual que al principio

El primer caso que se detectó en el mundo fue en 1903 en un soldado del ejército británico con bacterias en el bazo y que falleció tras su paso por India. Hoy la enfermedad sigue sin medicamento fiable. "Contamos con la misma lista de 50 fármacos posibles para su tratamiento elaborada hace 70 años", remarcó.

De ahí el valor de la experiencia de Quipildor. En cada uno de sus casos varía la combinación de fármacos, el tiempo de tratamiento y la evolución del paciente. "Los libros no sirven del todo. Nadie investiga, nadie publica. Es una enfermedad que no da plata y nos toca a nosotros combatirla cada día".

La respuesta a esta enfermedad sigue abierta. Más de 30.000 muertes al año con un millón y medio de afectados nuevos, sigue planteando un reto a la comunidad médica internacional.

Por eso, Quipildor concluye: "El remedio a esta enfermedad se llama voluntad política: combatamos la pobreza, mejoremos el nivel de vida de la población y acabemos con ella".

Sus pacientes se infectan a través de la picadura de hembras de insectos del género lutzomia y de la especie de los flebótomos. La enfermedad tiene cuatro formas de presentación que dependen de la especie parasitaria y del sistema inmune del paciente. Es endémica en 98 países de tres continentes, con más de 310 millones de personas en riesgo de contagio y 12 millones de casos en el mundo. En América es endémica en los países Brasil, Bolivia, Nicaragua y Perú.

A pesar de sus dimensiones, todavía no tiene cura.

Llegó a Orán para quedarse

El médico Marcelo Quilpidor tiene 48 años, es oriundo de Salta capital y realizó sus estudios universitarios en Tucumán. Trabaja en Orán desde hace 12 años, donde ha logrado una destacada trayectoria. Llegó recién recibido, con una especialidad en enfermedades infecciosas, para sustituir a un médico que renunciaba a su puesto en el hospital San Vicente de Paúl. Un orgullo tenerlo en Orán.

Categoria: , ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar