Frontera Norte: cuatro muertes y un operativo narco desnudan el avance del crimen organizado

Sebastián Acosta | 4.6.18 | 0 comentarios

“Lo que era Salvador Mazza, ahora lo es Orán”, dice el director de Seguridad de la provincia, Enrique Cabrera, sobre la tensa situación que se vive en la frontera norte, ante el avance del narcotráfico y el crimen organizado.

Desde la fuerza provincial advierten que desde hace un tiempo a esta parte las bandas delictivas cambiaron sus hojas de ruta y se mudaron de Salvador Mazza hacia Orán, tiñendo de sangre y muerte los caminos de ambos pueblos. Es por eso que los recientes operativos anti narcos incluyeron tiroteos entre los acusados, y contaron con fuerzas provinciales y federales, y el secuestro de importantes cantidades de sustancias.

El negocio del narcotráfico penetra en la Argentina y se instala en la frontera de Aguas Blancas y Bermejo. Los casos de las últimas semanas han tenido repercusión nacional e ilustran la preocupación que está instalada en la provincia.

“Operación Imperio”: la detención de “El Patrón del mal del Norte”

Uno de los casos más resonantes de las últimas semanas fue la detención de una presunta banda de narcotraficantes que sería liderada por Juan Antonio Aguilera, señalado por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, como “El Patrón del mal del Norte”.

La banda era investigada desde 2016 por sospechas de mover droga por la frontera hacia Buenos Aires y de ingresar al país a ciudadanos chinos indocumentados.

En un intenso operativo, con persecución y balas, el sábado 19 mayo personal de Gendarmería Nacional y la Policía de Salta secuestraron más de 360 kilos de cocaína que eran transportados en una camioneta Toyota Hillux. En un primer momento los acusados habían escapado; pero luego fueron detenidos.

Los procedimientos no concluyeron en El Naranjo, se extendieron por Orán y Aguas Blancas y luego de 10 allanamientos simultáneos se desbarató la banda que lideraría Aguilera. Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación se indicó que el resultado fue el secuestro de una importante cantidad de droga, vehículos y propiedades que pertenecerían a “El Patrón del mal del Norte”. El operativo dejó siete hombres detenidos, que están a disposición de la Justicia Federal.

Un caso de violencia extrema, que genera desconcierto

El miércoles pasado, cerca de las 9.30, el incendio de un pastizal cercano al puesto de control 28 de Gendarmería Nacional llamó la atención de un efectivo. Cuando el hombre se acercó vio lo peor: un cuerpo que había sido calcinado y se sospecha que con la intención de que sea encontrado, por la cercanía al puesto.

El cadáver está irreconocible y fue trasladado a Salta para que el Servicio de Tanatología Forense del CIF realice la autopsia y determine cómo y cuándo murió. El cuerpo estaba a un costado de la costado nacional 50, sobre un playón público de Orán.

En un primer momento se barajó la posibilidad de que el caso no sea más que un posible ajuste de cuentas entre bagayeros. Al respecto, Enrique Cabrera aseguró que aún no hay una pista sólida sobre el hallazgo, aunque no es de sospechar que el hecho esté ligado al negocio de los trabajadores de la frontera y/o narcotráfico.

Aún se aguardan los resultados de la autopsia y que el cuerpo sea identificado. A partir del macabro hallazgo, la fiscal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas ordenó a la Brigada de Investigaciones el avance urgente del caso para encontrar al responsable.

Dalma, una víctima de un territorio sin control

Dalma Serrano tenía 20 años y provenía de una familia de escasos recursos. Poco tiempo atrás había montado un local cerca del conocido “Mercado de Pulgas” de la calle España, en Tartagal. Pero los ingresos no alcanzaban para alimentar a sus dos hijas y ayudar a su mamá en la economía de la casa. Dividía sus tiempos entre el trabajo y el colegio, cursaba el último año en la secundaria Luis María Preti.
Así fue que a fines del año pasado recurrió a usureros colombianos y pidió un préstamo por $ 15.000. Habitualmente el dinero es prestado a familias de escasos recursos -como la de Dalma- cuyas personas no cuentan con un recibo de sueldo o cualquier documentación que pueda servir de comprobante.
Fuentes consultadas indican que es por esto que los prestamistas amedrentan a sus víctimas bajo amenazas, para exigir el pago semanal de la deuda. La plata sería conseguida a partir de actividades ilegales, lo que se conoce como “dinero sucio”.
La situación que atravesaba Dalma era agobiante y por esto habría tomado la peor decisión. La semana pasada uno de sus hermanos fue hasta la casa donde vivía, en un asentamiento perteneciente a la comunidad Tahuichi, en la zona norte de Tartagal, en la comunidad San Silvestre. Al ingresar a la vivienda encontró sin vida a su hermana, en una de las habitaciones.
La decisión que tomó la joven estaría alimentada por la necesidad de resguardar a sus hijos ya que temía que los usureros se cobraran la deuda haciéndole daño a los menores. Al momento no hay detenidos.

Desde el Gobierno de la provincia, el secretario de Seguridad, Jorge Ovejero, aseguró que no abundan las denuncias por extorsión contra ciudadanos colombianos en Salta y que tan solo se registran 12 denuncias contra ciudadanos de ese país por este tipo de amenazas.
El funcionario consideró que hay un contraste porque saben del “sentir de la sociedad sobre esta modalidad delictiva” pero al respecto solo existen 12 denuncias en lo que va del año. Los hechos fueron analizados, se protegió a los denunciantes y hasta se esclarecieron los hechos pero sin lograr establecer patrones comunes que relacionen una con otra.

Salvador Mazza: un doble crimen por un supuesto ajuste de cuentas

El 20 de mayo, Raimundo Gareca, de 33 años, y Yanet Chavarría, de 22, fueron asesinados a balazos, en un sendero cercano al paraje El Chorro de la localidad de Salvador Mazza, en el límite entre Salta y Bolivia.

Las víctimas, de nacionalidad argentina, fueron identificadas como Raimundo Gareca (33) y Yanet Chavarría (22), cuyos cuerpos fueron sometidos a las autopsias por especialistas del Servicio de Tanatología Forense del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF).

El hecho ocurrió en el paraje El Chorro, de la localidad de Salvador Mazza, que está en la frontera entre Salta y Bolivia. La pareja circulaba a bordo de una moto cuando fue atacada por personas desconocidas que les efectuaron numerosos de disparos de arma de fuego que impactaron, principalmente, en sus cabezas.

Chavarría murió en el acto, mientras Gareca, quien tenía antecedentes penales, fue hallado agonizante y falleció horas después en el hospital Juan Domingo Perón, de Tartagal, a donde había sido derivado.
El fiscal penal de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal, Pablo Cabot, quedó a cargo de la investigación y ordenó una serie de pesquisas destinadas al esclarecimiento del hecho.

Fuentes policiales detallaron que un grupo especializado en investigaciones de la Policía de la provincia trabaja junto a la Fiscalía para determinar el móvil del doble homicidio y las circunstancias en que ocurrió.

No se descarta ninguna hipótesis en el marco de la investigación y una de los ejes de la misma es la posibilidad de un “ajuste de cuentas”. De hecho, una de las versiones indica que la pareja llevaba una mochila que habría sido robada ya que al llegar a la escena del crimen la Policía solo encontró los cuerpos y la moto en la que viajaban Gareca y Chavarría.

FUENTE: LA GACETA SALTA

Categoria:

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar

0 comentarios