Indec: los salarios siguen siendo triturados por la inflación

Sebastián Acosta | 26.4.18 | 0 comentarios

En el trimestre que va de diciembre del 2017 a febrero de este año, los salarios en blanco –según datos oficiales- volvieron a perder casi un 3% respecto de la inflación, con una suba en los ingresos medios de los trabajadores del 4,8% contra la de los precios, del 7,5 por ciento. 
Si a este retroceso de los salarios se le suma el 8% de caída que sufrieron en el curso de los dos primeros años del gobierno de Macri -2016 y 2017-, se arranca el cobro de las primeras cuotas de las paritarias miserables para el 2018 que firmó la burocracia de todo pelaje, con más de un 10% abajo.
Pero la situación es más grave aún para los sectores de menores recursos, tanto porque sus ingresos son más bajos como porque la canasta de pobreza, al igual que la de indigencia, subieron porcentualmente por encima de la inflación. 
Así, en el primer trimestre de este año, en la Ciudad de Buenos Aires, la canasta de indigencia creció casi un 9% y la de pobreza entre 7,3 y casi un 8 por ciento, según la familia tenga o no vivienda propia, contra una inflación, para el mismo período, del 6,5 por ciento.
Con aumentos paritarios de entre el 12 y el 15 por ciento que firmó la burocracia de la mayoría de los gremios y una inflación mínima estimada del 25% para el 2018, la caída en el valor de compra de los salarios alcanzaría a un mínimo del 20 al 25 por ciento al finalizar este año, respecto de los valores de finales del 2015.
En números, esto es lo que supone descargar la crisis generada por la burguesía sobre los hombros de los trabajadores, que pasarían hasta una cuarta parte de sus ingresos a los bolsillos de los capitalistas.
El gobierno, que ha garantizado a los inversores y al capital financiero, así como a las empresas privadas de servicios y energía, una actualización por el valor del dólar de sus tenencias y servicios, se niega a incluir y aplicar una cláusula gatillo que actualice los salarios por inflación. Es una manera descarada de reconocer que su objetivo y el del conjunto de la burguesía, es deprimir brutalmente los salarios.
Otro tanto cabe para las jubilaciones, ya que parten de una pérdida de 10 puntos en el primer trimestre y, a lo largo del año, volverán a retroceder ya que un 30% del valor de su actualización está atada al incremento de los salarios. En el curso de los dos años que van de noviembre del 2015 al mismo mes del 2017, el costo de la canasta de los jubilados, donde tienen un peso muy importante los medicamentos y los alimentos, aumento más de un 100%, lo que ha pulverizado el poder de compra de los haberes de los adultos mayores. 
Este golpe a los ingresos hace que los datos de “baja” al 25% en la pobreza y la indigencia anunciada recientemente con bombos y platillos por Macri, tomando datos del 2017 sean ya una fotografía que ha quedado envejecida. 
La burocracia de la mayoría de los sindicatos grandes ya ha firmado paritarias miserables para todo el año y sin actualización alguna. 
Cuando se ha abierto una brecha, los trabajadores han mostrado su disposición a la lucha por los salarios, los despidos y las condiciones de trabajo.
El activismo tiene el desafío de superar esta entregada criminal impulsando, en condiciones complejas, la organización y movilización de los trabajadores, de agitar y motorizar el reclamo de plenarios de delegados de base y asambleas generales para votar planes de lucha hasta conseguir los reclamos y liquidar el ajuste.

Categoria:

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar

0 comentarios