“Hoy la dirigencia gremial no escucha la voz de los maestros”

Periodistas | 24.11.17 |


El próximo 10 de diciembre los 27.000 docentes salteños deberán elegir la conducción de la entidad gremial que los representa y definir si al frente de la misma continuará Patricia Argañaraz o el docente de Educación Especial Sebastián Aguirre, quien se postula como secretario general acompañado por Carmen Venecia (secretaria adjunta), Sandra Zárate ( secretaria gremial) y Sandra Pisco en el cargo de tesorera. Aguirre recorrió en el transcurso de la semana el departamento San Martín y luego de algunas reuniones con los educadores del norte de la provincia se refirió a la propuesta de la lista Unidad que encabeza.
¿Cómo se conformó la lista Unidad y por dónde pasa la propuesta que llevan adelante?
En nuestra lista convergemos los tres movimientos: Tribuna Docente, Agrupación Rojo y Negra y nosotros, que somos el espacio de Nueva Generación. Nuestra propuesta más fuerte pasa por volver a las asambleas porque en la actualidad no se escucha la voz del docente, tal como nos sucedió a nosotros que en la conformación de la última asamblea fuimos agredidos y por esos hechos se formalizaron las denuncias. 
¿Ustedes quieren descentralizar el poder de la ADP?
Fue en esa asamblea de la que hablé, en la que se conformó la junta electoral que es netamente oficialista, y lo que nosotros pretendemos es que las asambleas sean reales y que controlen a un sindicato para que la secretaria general y la tesorera dejen de manejar la vida institucional de la entidad a su antojo, como sucede actualmente. 
¿Qué cosas le preocupan al docente salteño? 
El próximo año será muy difícil por la implementación del plan maestro y la reforma educativa, pero al recorrer las escuelas del interior le hemos consultado a los docentes qué conocimientos tienen de esos temas que harán a su vida misma, y hemos visto un gran desconocimiento; sin embargo, no es algo casual. Es el resultado de la actitud de una dirigencia gremial que elige no bajarle toda la información a las bases y advertirle lo que realmente se viene en el 2018. 
¿Y qué es lo que se viene?
Sabemos que en Salta habrá un recorte presupuestario, como ya lo anunció el ministro Fernando Yarade, y de esa situación de ajuste no escapará el sector docente. Es por eso que necesitamos imperiosamente la participación, la opinión de los trabajadores que son las bases de nuestra organización sindical. Es el docente el que se levanta todos los días a las 6 de la mañana para ir a enseñar y que no se lo escuche es lo peor que puede hacer una entidad que lo representa y que tiene que proteger sus intereses.
¿Cómo debería ser una reforma educativa que beneficie a docentes y a los chicos?
La educación tiene que ser contextualizada porque está alejada de la informática y de la tecnología. Los chicos recurren mucho más a un tutorial que al docente que está enfrente de él, y para eso se necesita una transformación en la formación docente con un sentido más humanista y no teniendo como el principal objetivo el recorte en lo presupuestario. El docente debe formarse para descubrir las habilidades de los chicos y trabajar sobre eso. Pero tampoco podemos desconocer la falta de infraestructura que tenemos en Salta con edificios escolares que se caen a pedazos, donde no tienen agua, los lugares donde cocinan o comen los niños están en estado lamentable porque las escuelas rancho no han logrado ser erradicadas. 
¿Cómo percibe a la docencia salteña? ¿Está unida?
No, todo lo contrario, está fragmentada y dividida y ese panorama no nos sirve. Somos 27.000 docentes salteños y si una mayoría podría converger en una idea en común basada en el bienestar del trabajador de la educación, un salario digno, la profesionalización permanente, no puede haber docente que esté en contra de eso. Con esta opción que presentamos a la actual conducción que va por la reelección, es lo que este grupo de docentes, la mayoría de los cuales nunca ha tenido una participación gremial, pretendemos lograr. 
Como docente de Educación Especial, ¿qué análisis hace de ese sector en particular?
Creemos que se vienen tiempos difíciles para la educación especial porque se anunció que se van a rever los diagnósticos que se realizan para determinar si un alumno debe ser educado en este sistema, pero interpretamos que es una forma de presión para los organismos que realizan estos diagnósticos. Como la ley lo establece, la educación especial se rige bajo el paradigma de la inclusión, pero el problema son los recursos porque se necesitan más docentes de inclusión. 
¿Existe un marco legal que garantice la calidad de la educación especial?
Si bien hay resoluciones ministeriales como la 311 que establece esta premisa, necesitamos más recursos humanos, más docentes de apoyo a la inclusión escolar que también incluyen a los colegios de nivel secundario. Si el niño necesita un apoyo extra, el chico que tiene algún tipo de discapacidad necesitará un apoyo mayor, por tanto creemos que las escuelas de educación especial deben refuncionalizarse y brindar un apoyo en contra contraturno. 
¿Y cuáles son las trabas para que esto funcione como debería?
Lo que ocurre es que no sabemos si el estado está dispuesto a invertir en más recursos humanos para seguir avanzando en la inclusión no solo en el aspecto social, sino para desarrollar todas las potencialidades de los chicos especiales en el aspecto escolar. 
FUENTE: EL TRIBUNO

Categoria: ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar