Patricia Bullrich: “En Argentina todos los días desaparece gente”

Sebastian Acosta | 16.8.17 |

La ministra compareció en una comisión del Senado para informar sobre la desaparición de Santiago Maldonado. Insistió con el extravío, dijo que no constaba que el joven hubiera estado en el lugar y defendió a la Gendarmería.

Sorpresivamente, en la mañana de este miércoles 16 se anunció la comparecencia de Patricia Bullrich, titular del Ministerio de Seguridad, sobre la desaparición de Santiago Maldonado en la comisión de Seguridad Interior y Narcotráfico del Senado. La semana pasado había pegado el faltazo a la comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja y estaba citada para presentarse este jueves en la misma comisión.
 
Se trató de una pantomima para favorecer el encubrimiento estatal de la desaparición forzada de Santiago Maldonado por parte de la Gendarmería en los acontecimientos represivos ocurridos el 1 de agosto. Desde ese día, cuando se desalojó un corte de ruta de los miembros de la comunidad mapuche Lof Cushamen, se desconoce dónde se encuentra el joven de 28 años. Testigos de la comunidad aseguran que fue visto por última vez cuando la Gendarmería lo detuvo y se lo llevó en uno de sus vehículos. Análisis posteriores encontraron pelos compatibles con los de Maldonado en una camioneta Unimog que no había sido declarada por la fuerza represiva como actuante en el operativo represivo. También se encontraron rastros de sangre.
 
Patricia Bullrich decidió presentarse en el ámbito más favorable a su favor: de hecho, los diputados Soledad Sosa, Pablo López y Juan Carlos Giordano, del Frente de Izquierda, se hicieron presentes en la audiencia pero les fue negada la palabra. También se hizo presente Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo

Bullrich se dedicó a defender a la Gendarmería y a lo actuado por la justicia que tiene graves irregularidades. Bullrich dijo que no estaba comprobado ni siquiera que Maldonado se hubiera encontrado el día de los hechos en la comunidad mapuche y agregó: “nosotros no tenemos indicios de que la Gendarmería haya actuado con violencia ni haya tenido ningún detenido”, cuando los testimonios fotográficos de la jornada demuestran la existencia de perdigones de balas de goma y de plomo en el lugar. Cuando los mapuches habían cruzado el río Chubut para escapar de la represión, Santiago Maldonado fue apresado en la orilla antes de cruzar. Como si fuera poco, para naturalizar la ausencia de Maldonado tras la represión, la ministra deslizó que “en Argentina, todos los días desaparece gente”.
 
La Gendarmería, habiendo pasado quince días de la represión, no declaró todavía ante la justicia: “Nosotros enviamos psicólogos sociales que se entrevistaron con cada uno de los 40 gendarmes que estuvieron en el lugar, con una técnica especializada, para poder saber qué es lo que decían y no hemos encontrado contradicciones, no hubo ningún gendarme que diga que se detuvo a alguien”. Si no hubiese registro fílmico o taquigráfico de esta declaración, habría que declarar que la ministra Bullrich piensa que la población argentina está conformada por  una banda de ingenuos e idiotas.
 
Bullrich defendió la hipótesis de un extravío y por eso defendió la “búsqueda de paradero”, cuando la denuncia más fuerte se centra en una acción represiva estatal: “Toda investigación parte de tener una familia que colabore desde el primer momento, datos sobre sus personas más amigas, qué tipo de actividad podía tener. Nosotros tuvimos una situación muy difícil, no nos pudimos comunicar con los padres, se negaron”. Cualquier archivo periodístico desmiente a Bullrich, ya que desde un primer momento los hermanos de Santiago Maldonado se pusieron al frente del reclamo por su aparición con vida. 
 
Bullrich se ocupó de atizar la tesis de la supuesta “guerrilla mapuche” (Lanata dixit) llamada Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), a la que acusó de diversos hechos violentos. También dio a conocer el número del celular de Maldonado, en una grave falta a la preservación de la investigación. Bullrich declaró: “Existe un problema que tenemos los argentinos y los mapuches, que es un grupo de extrema violencia”. Una admisión del rol con el que el Estado considera los reclamos de los pueblos originarios frente al acaparamiento de tierras en manos de un puñado de grandes capitalistas, como es el caso de Benetton.
 
Lo cierto es que los vehículos fueron peritados ocho días después de los acontecimientos que culminaron con la desaparición de Maldonado y los regimientos comenzaron a ser rastrillados diez días después. Ayer martes 15 fue examinado el último de los regimientos de los tres de la región.
 
Sobre el rol de Pablo Nocetti en el momento del operativo represivo, Bullrich dijo que había pasado para saludar a los gendarmes. Se trata de una verdadera burla.
 
“No vamos a separar a nadie de la Gendarmería”, afirmó la ministra Bullrich, que decidió poner todo el favor del Estado del lado de los principales sospechosos de la desaparición de Maldonado.
 
El diputado Pablo López dijo a Prensa Obrera: “Bullrich trató de evadir toda responsablilidad de la Gendarmería lanzando acusaciones contra la comunidad mapuche, a la que Santiago acompañaba. Rechazó ir a la Comisión de Derechos Humanos que la había citado para mañana.  Hoy no se nos dejó intervenir en la audiencia”, dijo en referencia a la presencia de los legisladores del FIT. “Bullrich mantiene la línea oficial, dice que no consta que Maldonado haya estado en el lugar, que no se puede hablar de desaparición forzada, que no van a separar a ninguno de los gendarmes provisoriamente por participaron del operativo y culpa a las comunidades. Nosotros vamos a seguir insistiendo que la ministra comparezca en Diputados y llamamos a la población para que sigamos la movilización para reclamar la inmediata aparición con vida de Santiago Maldonado”.

Categoria: ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar