Orán. Se agrava la crisis sanitaria en el hospital San Vicente de Paul

Radio NOA | 16.5.17 |

Faltan medicamentos, insumos y equipamiento técnico para atender.Todos los médicos de neonatología renunciaron a las guardias desde junio.

Ayer por la mañana, todos los médicos del área de Neonatología del hospital San Vicente de Paul presentaron su renuncia a las horas de guardia por los descuentos que les realiza la DGI sobre el pago de sus prestaciones, que en algunos casos llegan a $10.000. Además, por la carencia de insumos básicos para la correcta atención de los recién nacidos y por diferencias en la remuneración por zona desfavorable. Ya a principio de mes, tres profesionales a cargo de diferentes jefaturas en el hospital oranense, presentaron sus renuncias por la falta de materiales de trabajo, recursos y hasta medicamentos, lo que dificulta la prestación de un servicio de calidad.  La jefa de terapia intensiva y delegada de Apsades, Carina Segovia, expuso la situación crítica por la que atraviesa hace meses la salud pública en la ciudad: "Renunció el doctor Moisés Yarade a la jefatura de clínica médica, Carlos Villalpando a la jefatura de guardia y yo presenté mi renuncia a la jefatura de terapia, si bien tenemos que seguir trabajando 30 días más por ley".

Segovia confirmó, además, que los cirujanos y traumatólogos renunciarán a las horas guardias. La falta de profesionales es tan grave que el nosocomio cabecera del departamento cuenta con un neurocirujano solo la primera semana de cada mes. "Con la cantidad de accidentes de tránsito que se registran, nos vemos obligados a derivar permanentemente a los pacientes de gravedad", dijo la delegada.  Aclaró que es un problema de larga data: "En gestiones anteriores existían los mismo problemas. Pensamos que con la gerencia del doctor Nicanor Sosa iba a mejorar algo, porque él conoce la situación real del hospital, pero hasta ahora no mejoró".  Segovia agregó: "Desde Apsades, pedimos una audiencia con el Ministro de Salud sin obtener una respuesta".

Urgencias

Los médicos de la guardia central solicitaron la incorporación urgente de más profesionales por la creciente demanda de adultos. Además mencionan la falta de insumos básicos como dipirona, antibióticos, analgésicos y elementos complementarios básicos para realizar una ecografía o tomografía, hasta equipamiento elemental como respiradores en la unidad de terapia intensiva.

"Por las condiciones de trabajo, estamos expuestos legalmente a diario a demandas, escraches mediáticos, maltrato físico y verbal", sostienen los profesionales que deben cumplir guardias de hasta 48 horas consecutivas, en este hospital que fuera el más importante de la región.

Hoy el San Vicente no tiene médicos en las guardias, no hay especialistas y los vecinos de Orán esperan horas por una consulta.  Hasta el momento ningún funcionario provincial se expresó respecto a la renuncia de los médicos a las guardias.

Atención a jubilados
Actualmente el hospital brinda cobertura a más de 250 mil personas de la ciudad de Orán y de poblaciones cercanas: Hipólito Irigoyen; Pichanal, Colonia Santa Rosa; Urundel, Embarcación y Aguas Blancas. Dada la complejidad del hospital son derivados pacientes de zonas como Isla Cañas, San Andrés, Los Blanquitos, Los Toldos.

También se atiende a vecinos de Bolivia.  La inestabilidad de las prestaciones del PAMI en clínicas privadas, a jubilados y pensionados, también pone en jaque al hospital que debe asumir la atención de 15 mil jubilados de la zona que no tienen otro lugar para concurrir a atenderse. Al parecer, desde la entidad están firmando convenios nuevamente con las clínicas oranenses, porque de lo contrario colapsaría el sistema de salud pública. EL TRIBUNO.

Categoria: ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar