Cinco bandas narcos operaban en Salta: negocios millonarios y conexiones en Bolivia, Chile y Paraguay

Radio NOA | 16.4.17 |

Denuncias anónimas, escuchas telefónicas y todos los detalles de los operativos que culminaron con 31 delincuentes detenidos y el secuestro de más de 380 kilos de droga.
En botes, autos, camionetas o a pie; las peligrosas organizaciones criminales contaban cada una con su logística, trabajos de inteligencia y conexiones con otras provincias argentinas, Bolivia, Chile y Paraguay.
Los negocios eran millonarios, la ruta de la droga se había instalado en Salta. Denuncias anónimas y escuchas telefónicas de la Policía lograron desbaratar cinco grandes bandas narcos que operaban en la provincia y secuestrar entre ellas más de 380 kilos de estupefacientes.
Fueron arduos meses de investigación, escuchas telefónicas, controles vehiculares y otras tareas especiales para dar con los miembros de las bandas que, si bien no tenían conexiones entre sí, compartían un mismo interés: manejar el negocio de sustancias de máxima pureza.
El límite con el paso internacional de Aguas Blancas era uno de los caminos usados. También las rutas nacionales 9, 9/34, 50 y 81. Llevó entre ocho y nueve meses desbaratarlas con una gran cantidad de horas de trabajo y rastrillajes entre los caminos clandestinos de las fronteras, para desarticular a algunas de ellas. Otras, en cambio, operaban en el pavimento y la oscuridad de la capital salteña. Los operativos fueron montados entre las policías de la Provincia, la Delegación de Salta de la Federal, Gendarmería Nacional y Aduana.
Así era el negocio de las bandas narcos. Repaso por los operativos montados entre las policías de la Provincia, la Delegación de Salta de la Federal, Gendarmería Nacional y Aduana.
Orán, el primer golpe al narcotráfico
La investigación se inició a partir de una denuncia anónima que puso en conocimiento a las autoridades policiales sobre un grupo de personas que traficaban drogas con base en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán.
Fueron nueve meses de investigación, patrullajes y controles vehiculares en la Ruta Nacional 9 y entrevistas en Aguas Blancas y Orán. La inteligencia determinó que la droga era ingresada a través de los pasos clandestinos de Aguas Blancas. Los investigadores empezaron a notar extraños movimientos en la Ruta Nacional 50 donde varios vehículos transportaban los estupefacientes en horario diurno. El destino era la capital salteña y Jujuy.
En noviembre de 2016 la Policía interceptó a parte de la banda que circulaba por la ruta a bordo de un auto en el que llevaban 62 kilos de cocaína, los que equivalen a 500.936 dosis. Pero había conocimiento que se trataba de varias personas más.
El Juzgado Federal de Orán dispuso que se continúe con los allanamientos en varias viviendas y cayó la banda: diez hombres fueron detenidos por el negocio y acusados en la causa que se inició por narcotráfico. Allí se supo que había cuatro personas más involucradas: dos en Jujuy y dos en Bolivia.
El operativo inició en marzo de 2016 con una denuncia anónima y concluyó en noviembre de ese año con 16 detenidos, 62 kilos de cocaína incautados, dinero y el secuestro de los autos que usaba la banda.
Hermanos criminales
Se movían en autos y motos de alta gama por el Chaco Salteño. Ingresaban la droga desde Paraguay, previo paso por Formosa a través de caminos alternativos, rutas nacionales y provinciales hasta llegar a la localidad salteña de Morillo. Allí acopiaban el cargamento que después era transportado a Pichanal. Montaban toda una logística para mover de uno a otro lado la droga.
La búsqueda inició en Lima, Ragones y Morillo, en la Ruta Nacional 81. En ese mismo lugar se detectó un auto con 162 kilos de marihuana. Se supo que los delincuentes estaban confiados porque la droga no había sido compactada, iba en el asiento trasero a la vista de los policías. Cuando fueron detenidos, los narcos iban con un acompañante y un auto que hacía de “puntero”.
La investigación continuó con allanamientos en Pichanal, Colonia Santa Rosa y Morillo para desbaratar la banda que era liderada por dos hermanos y tenía sus cómplices.
Según la Policía, los delincuentes sabían que los estaban investigando por eso usaban teléfonos con línea boliviana. Las comunicaciones se concretaban por WhatsApp que permite no dejar rastros porque los mensajes y llamados son “no cifrados”.
Distribuían cocaína y pasta base. Eran conocidos como “capsuleros” o “camellos”. Lo llamativo de esta organización era que los líderes se encargaban de transportar la droga y ser ellos mismos quienes las vendían en la capital salteña.
La droga la obtenían en Bolivia y cada semana ingresaban al vecino país por la mañana temprano y regresaban al mediodía. Esto comenzó a llamar la atención de los investigadores. Cuando volvían a la Argentina hacían una parada en Aguas Blancas. Allí permanecían unas horas y luego volvían a Salta.
Las escuchas telefónicas dieron cuenta de sus movimientos. Fueron detectados en la ruta 9/34, en el ex peaje de Aunor. Cuando allanaron el vehículo no encontraron droga, la habían ingerido.
Los llevaron demorados al hospital San Bernardo. Allí les hicieron placas y los médicos encontraron las cápsulas en los estómagos de los “camellos”. Fueron detenidos camino a un reparto. Se comprobó que uno de ellos tenía 71 cápsulas en el estómago y su compañero unas 10 que equivalían a 1.461 kilogramos de pasta base, unas 11.600 dosis.
FUENTE: LA GACETA – SALTA

Categoria: , , , ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar