Embarcación: Dramático relato de una chica que se salvó de ser violada por un policía

Radio NOA | 8:20:00 | 0 comentarios

Habían compartido una cena, invitados por amigos, y él se ofreció a llevarla a su casa. En el traslado se desvió hacia la ruta 34 donde intentó violarla. Ella logró huir por el monte.



Cuando llegó corriendo aterrada, descalza, con las prendas raídas y lastimaduras en sus brazos, piernas y pies, fue auxiliada por un hombre de buen corazón que la contuvo e impidió que el agresor se la llevara otra vez. Pidió un remise para ser trasladada al hospital donde fue asistida por un médico de guardia. Lo que sigue es solo la formalidad que impera en situaciones como éstas, pero que dejan una herida de por vida en quienes lo padecen. Pero más aún, en casos similares en que de milagro no se convirtió en una violación más de las tantas que se denuncian. Las víctimas deben padecer luego las miradas acusadoras de quienes hasta llegan a justificar un hecho tan aberrante como es un acto de violencia en su más pura expresión.  Este es el caso de una chica de EMBARCACIÓN que se salvó de ser violada por un policía, con quien horas antes había compartido una comida junto a un grupo de amigos, huyendo hacia la zona boscosa. Aterrada, en horas de la madrugada, logró llegar hasta la estación de servicios ubicada en la entrada principal de la localidad donde el playero la auxilió y llamó a un remise que la trasladó hacia el hospital de la localidad donde fue asistida por un médico de guardia. Lo indignante de la situación fue que la madre y una hermana del abusador llegaron para exigirle que no formalice la denuncia policial, cuando aguardaba para ser asistida. Pasadas algunas horas, la chica decidió denunciarlo, pero hasta el momento el uniformado no fue detenido.

Intento de violación Según lo denunciado por la joven de 26 años que responde a las iniciales N. R.D, la noche del 26 del corriente fue invitada por una amiga a compartir unas pizzas en una vivienda ubicada en el barrio Virgen de Luján. Allí con varios jóvenes de su edad comieron, tomaron algunas cervezas y cerca de la 1.30 del 27, según relató en su extensa denuncia, "me fui a dormir a una cama en otra habitación porque me sentía muy cansada. Un momento antes llegó (nombró al acusado) con algunas botellas de cervezas. Lo conozco desde la infancia porque ambos somos de Embarcación, pero no somos amigos, sino que él llegó invitado por otra de las personas que estaban en la reunión. Cuando me desperté eran como las cuatro y media de la mañana, por lo que le dije a mis amigos que me iba a mi casa. J. M. G - el policía- se ofreció a llevarme en su camioneta porque me dijo que era peligroso que anduviera sola a esa hora. Si estaba ebrio no me di cuenta porque caminaba y me hablaba con total normalidad, por eso accedí a subir a su camioneta de color gris con rojo", relató.

La chica ante el personal policial sostuvo que "en lugar de dirigirse hacia su vivienda, tomó en dirección hacia la ruta nacional 34. Le pregunté si no se acordaba dónde vivo a lo que me respondió, disculpá un momento porque tengo que ir a buscar unas cosas para ir a tomar el turno. Cuando encaró hacia la ruta y transitamos unos 600 metros en dirección norte, este policía detuvo su marcha y se me abalanzó sin decir ninguna palabra. Le dije que no me tocara y por el contrario comenzó a ponerse violento. Me tomó de un brazo y me dijo que quiera o no íbamos a tener relaciones sexuales". Para ganar tiempo, la joven le pidió que por favor no le hiciera daño, que hacía pocos días había perdido un embarazo. "Pero él no entendía de razones. Por eso le pedí que me dejara bajar de la camioneta para orinar para poder tener relaciones tranquilas. Me tomó del hombro se bajó por el mismo lado mío y en ningún momento me soltó. Me arrojó con fuerzas sobre el capó de la camioneta y cuando intentó penetrarme, con todas mis fuerzas logré sacármelo de encima y corrí en dirección hacia el monte", relató. Perturbada, al contar los hechos, recordó: "Me arrojé a los pastizales en medio del monte, al costado de la ruta y no me importó si había alguna alimaña que pudiera picarme; me quedé inmóvil y casi sin respirar cuando vi las luces de la camioneta que circulaba lentamente por la banquina, buscándome. Cuando cruzó salí corriendo y llegué hasta la estación de servicios en el costado de la avenida principal. Allí lo vi al playero y corrí desesperada a pedirle ayuda. Me caí de rodillas, cuando el playero y yo vimos que el policía aparecía en su camioneta pidiéndome que suba al vehículo, desesperada, lloré y le dije el playero que no permitiera que me llevara con él. Al ver mi estado, el policía se fue del lugar".

FAMILIARES DEL POLICÍA El mismo playero pidió un remise que trasladó a la joven hacia el hospital. "Cuando estaba sentada en el pasillo, todavía temblando esperando que me atiendan, apareció la madre y una hermana del policía; la mujer se llama Carlota y la hermana Johana, quienes al verme se acercaron para decirme que no tenía que denunciar el hecho porque nadie iba a creerme. La madre me decía que su hijo era una buena persona, que tenía esposa e hijos y que la culpa era mía por habérmele insinuado. Yo estaba tan perturbada que le dije que no lo iba a denunciar, que solo quería que el médico me viera y que me dejaran sola. Con el certificado médico me fui a mi casa y ahí conté lo que me había sucedido. Mis familiares y una amiga que mi madre llamó porque vieron el estado en que me encontraba me acompañaron a hacer la denuncia. Lo que me sucedió es horrible y no quiero que a ninguna otra mujer le suceda lo que me pasó con este policía", expresó la joven. La fiscalía penal de esa localidad tiene a su cargo las actuaciones de lo sucedido.

FUENTE: EL TRIBUNO

Categoria: ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar

0 comentarios