VIH: en chicos de 14 y adultos de 60 años

Periodistas | 10.8.16 |

Los rangos etarios afectados por el VIH son cada vez más amplios. El virus se expande mientras no hablamos, no prevenimos y no tomamos conciencia.



Invisible, silencioso, el virus sida (VIH, Virus de Inmunodeficiencia Humana) entra en el cuerpo. Después de ahí, puede comenzar el desarrollo del sida, una enfermedad que en Argentina mata a 1.800 personas por año. En el mismo tiempo, se conocen 5.500 casos de personas infectadas con el virus. Eso significa algo: que la situación es grave y la enfermedad se expande rápido, pero también que se puede vivir y sobrevivir con VIH. Para eso es fundamental –además de la prevención– una detección temprana.

Ciega y silenciosa, también se encuentra la sociedad que sabe, a grandes rasgos, del VIH. Pero por algún motivo, no lo ve y no lo habla, lo ignora, no se cuida lo suficiente, no habla con sus hijos ni con sus amigos. El silencio, el tabú, es un caldo de cultivo.

“Todo lo que tiene que ver con la transmisión sexual sí se charla” –cree la médica infectóloga, Claudia Elias. “Uno dice ‘usá preservativo’, pero no hablamos puntualmente del VIH que es importante porque  queremos educar a la juventud pero nos compete a todos. Cualquier persona que tenga una relación sexual sin protección puede contraer la enfermedad”.

A continuación, da unos datos estadísticos llamativos: “Hace más de 30 años de la epidemia y siempre la población más afectada era entre los 20 y los 30 años; era más frecuente en el hombre que en la mujer, en una proporción de 3 a 1. Pero ya hace 5 años que la relación hombre-mujer era igual, y en los extremos, en chicos de 14 o 15 años y en las personas mayores de 50 aumentaron mucho los casos de VIH”.

¿Cómo se educa?

Para la doctora la educación sexual también es un proceso, como aprender a leer. “La educación sexual tiene que empezar en la primaria. Un niño de 4 o 5 años tiene una genitalidad, una sexualidad, pero no hay mucha gente capacitada para dar ese tema, nos tenemos que preparar”. Ir y decir “usa preservativo”, repartir condones y entregar folletería sirve, pero no alcanza –cree la doctora. “Pero algo falta porque todos los días vemos casos nuevos de VIH, en adolescentes, jóvenes y personas de 60 años”.

¿Es difícil acceder a un test de VIH?

“Acceso  al testeo hay todo el año. Hay acceso al testeo, al diagnóstico de confirmación y al tratamiento. Acá, en el hospital San Roque, atendemos pacientes de lunes a viernes a la mañana y a la tarde. Y de 8 a 10 pacientes por día por consultorio. Hay demanda y hay acceso. No hay barreras para la atención, tratamiento o seguimiento”.

La doctora Elias lamenta que la gente detecte la enfermedad cuando ya es tarde, cuando podría haberse hecho un testeo a tiempo. “¿Cómo puede ser que una persona venga con la enfermedad tan avanzada? Podríamos haberla diagnosticado tempranamente y evitar que llegue a esa situación, pero nos sigue pasando todos los días”, dice. “Deberían disminuir los casos de VIH pero no disminuyen”.

A dónde buscar ayuda

Ricardo Ruiz es director de la Asociación civil AYNI, una institución que trabaja en la prevención y contención de personas con VIH desde hace más de 16 años. Es la primera y única institución con personería jurídica que trabaja en esta tempática.

“AYNI proviene del vocablo quechua que significa dar y recibir”, explica Ricardo.

Para él lo que falla es la difusión. “En la provincia no hay difusión, lamentablemente. Hace más de 10 años que Jujuy necesita tener mucho más difusión, mucha más campaña de prevención para bajar los índices que siguen creciendo”.

Pero no es el único problema. “También hay falta de información, de conversar con los padres, en la escuela, aplicar la ley de Educación Sexual Integral.  Jujuy fue pionera con la educación sexual en los establecimientos educativos, hace más de 10 años, y hace 5 años se aprobó la ley”.

“Si los jóvenes no empiezan a tomar conciencia, a recabar información, si no existen las políticas de prevención los jóvenes quedan como un barco a la deriva”, dice Ricardo.

Pero lo grave ocurre cuando a la falta de información se le suma la falta de diagnóstico, porque ni las personas ni los hospitales piden hacer el estudio. Entonces, alguien contrae el virus, luego la enfermedad, y a veces ya es tarde.

“Una persona con diagnóstico y sin contención es una persona, lamentablemente, que está en una situación tardía y va a ser difícil recuperarla. Eso conlleva que tenga que empezar de cero a tratar de fortalecer su sistema inmunológico. Ya no estamos hablando sólo de una persona con VIH, estamos hablando de una persona que está en una etapa tardía que es de sida. Y es muy difícil recuperar esa situación”.

El virus del sida ingresa cauteloso, en silencio en el cuerpo. Depende de nosotros no estar callados, hablar y escuchar. No ser indiferentes a la situación. Y sobre todo, depende de nosotros, prevenir.



Fuente: Todo Jujuy

Categoria: , ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar