Obreros del tabacal cortaron momentáneamente ruta 50 en la tarde de Ayer

Radio NOA | 19.7.16 | 0 comentarios

Por Gonzalo Ramos
Los Trabajadores del Ingenio San Martín del Tabacal cortan la Ruta Nacional N° 50 luego que la empresa intentara crear un cuarto turno y bajarle los sueldos a los trabajadores.
Hace ya casi tres semanas (desde el 1 de julio) que El Tabacal Agroindustria decidió imponer de manera unilateral un cuarto turno en la distribución del trabajo dentro del Ingenio, ubicado en el Departamento San Ramón de la Nueva Orán, al norte de la provincia de Salta. Ante la negativa de los trabajadores y del Sindicato del Azúcar se impuso un cierre de la fábrica por parte de la empresa con el solo fin de enrarecer la negociación a su favor arguyendo e imponiendo para afuera que el paro lo decidieron desde sindicato, que se opone a la incorporación de más trabajadores.
Reducción de salarios más falacias es el cóctel que ofrece Tabacal, a saber: el paso de un turno de 8 a 6 hs. (cuatro turnos de seis) implica una reducción drástica del sueldo que no se compensa con el ofrecimiento de un resarcimiento por las hora perdidas. El chamuyo de que van a incorporar nuevos trabajadores es totalmente improcedente ya que al cerrarse sectores como depósito y estiba hay boyando alrededor de 300 laburantes sin puesto fijo y es con ellos que se va a completar el mentado cuarto turno. Esta situación es la consecuencia de la progresiva degeneración del ingenio y refinería en una empresa de producción de Alcohol y Biocombustible. Esta transformación implica “exceso” de personal, hasta el momento la empresa no había arremetido con su conocido proyecto del cuarto turno hasta que, evidentemente, la situación no dio más y ahora es un punto que no negocia para retomar la actividad. Claras maniobras de una empresa que una vez más muestra su desprecio por los derechos de los trabajadores y por la propia legalidad a la que debería sujetarse.
Un punto esencial en esta cuestión lo encontramos en el Art. 66 de la Actual Ley de Contrato de Trabajo[1] que indica que  el empleador tiene “la facultad de introducir todos los cambios relativos a la forma y modalidades de la prestación del trabajo en tanto esos cambios no importen un ejercicio irrazonable de esa facultad, ni alteren modalidades del contrato ni causen perjuicio material ni moral al trabajador”[2]. Claramente la empresa está haciendo un uso abusivo de esta facultad, deformándola por completo. El mismo artículo dice textualmente: “Cuando el empleador disponga medidas vedadas por este artículo, al trabajador le asistirá la posibilidad de optar por considerarse despedido sin causa o accionar persiguiendo el restablecimiento de las condiciones alteradas”. O sea que los trabajadores están en pleno uso de derecho al verse perjudicados en su salario.
Párrafo aparte merece el mencionado “Lock Out”, cierre del establecimiento por parte del empleador ¿es legal o no es legal? Podemos retomar dos cuestiones: por un lado dejar sentado que el lock out tiene como propósito “impedir que los trabajadores puedan ingresar en el establecimiento y, de esa manera, presionar sobre su voluntad”[3] y oh! casualidad “En Argentina no hay regulación legal del cierre patronal. Se discute su legitimidad y sobre todo los límites a los que debe someterse, en materia de servicios esenciales y extensión en el tiempo y el territorio, y si le son aplicables las mismas limitaciones que rigen para la huelga”[4] Nos encontramos ante una laguna legal que es utilizada por una empresa multinacional que, como tantas, exige “seguridad jurídica” para invertir en el país pero cuando debe cumplir con esa misma legalidad que exige manotea todo tipo de ardid para no cumplir. La consecuencia de este ardid va a ser que los trabajadores no cobren un peso a fin de mes, eso es atentar contra la vida de los laburantes y de sus familias, lisa y llanamente criminal.
Las discusiones en estas coyunturas atañen a los conceptos de legalidad y legitimidad. La legalidad está claramente del lado de los trabajadores y la legitimidad de su reclamo también debería estarlo pero asistimos a un componente que no aparece tan a simple vista; la opinión pública. La conformación de ese tercer factor depende en gran medida de la capacidad de fuego mediático que tengan los sectores en pugna y no es nueva la maniobra de la empresa de imponer a través de los medios mercenarios locales y nacionales que los trabajadores se oponen a una “mejoría”. Por eso podemos decir que la legitimidad en este caso es lo que debemos reforzar para demostrar que una empresa tan importante para nuestra provincia no puede seguir en manos de una administración saqueadora, irresponsable e ilegal como la Seabord Corporation. Cada nuevo conflicto nos incita a plantear seriamente una estatización del Ingenio San Martín del Tabacal con control de los trabajadores, sin pagarles un peso a los empresarios punguistas, eso tiene que quedar claro Expropiación sin Indemnización.
En el aquí y el ahora, retomando experiencias de luchas pasadas en este mismo escenario, la única forma de torcerle el brazo a Tabacal Agroindustria es la organización firme, decidida y con objetivos claros de los trabajadores y la movilización del conjunto de las fuerzas sociales y políticas para rodear esta lucha porque si un trabajador es ultrajado en sus derechos por la patronal estamos siendo ultrajados todos como clase.
Ante esto no queda más que decir, que los trabajadores están acéfalos de un gobierno que nos los cuida, sino aún peor, se  agachan ante la empresa y saca leyes para subsidiar a la Seabord Corporation  en los impuesto a cambio de la producción de biocombustible con trabajadores mal pagos.

Categoria:

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar

0 comentarios