El plan de Macri: salario por mérito y ranking de escuelas

Sebastian Acosta | 14.7.16 |

Como continuidad de lo suscripto en el denominado “Acuerdo de Purmamarca”, del cual formaron parte todos los gobiernos provinciales y ministros de educación, el gobierno nacional lanzó un nuevo plan denominado “Compromiso por la Educación".
En Jujuy, se ratificó la línea de continuidad de vaciamiento educativo, descargando la responsabilidad de la crisis sobre la docencia. En este nuevo anuncio, Macri se pronunció por “evaluar y trabajar”; es decir, avanzar en la línea de adaptar a la educación argentina a los parámetros del mercado, estableciendo dispositivos de evaluación para docentes y estudiantes, introduciendo el salario por mérito y la diferenciación del presupuesto al interior del sistema educativo.
 
El "Acuerdo de Purmamarca" imprimió la orientación de avanzar sobre las conquistas de los trabajadores de la educación, desde la liquidación del Estatuto del Docente hasta el reemplazo de su lugar de enseñante y productor de estrategias de conocimiento por el de "gestor" de contenidos prediseñados y estandarizados.
 
El documento base del plan para 2016-2021 condensa los ejes políticos de este rimbombante anuncio. A lo largo de este borrador “Argentina enseña y aprende”, se despliega la figura de calidad educativa, pero no entendida ésta como la mejora en las condiciones de enseñanza y aprendizaje, sino como el cumplimiento de estándares internacionales que permitan el ingreso de créditos y multinacionales de la educación, especialmente a la pública.
 
Bajo un lenguaje de inclusión y respeto por las comunidades se esconde, una vez más, el desguace completo del sistema, dejando librado a las posibilidades de las familias y municipios el desempeño de las escuelas en tanto la financiación estará atada a la evaluación de “calidad”, o como lo llaman el “índice de vulnerabilidad educativa”. No sólo los docentes dependerán del mérito, también los estudiantes y hasta las instituciones. En los países que miden sus sistemas a través de agencias externas, se monta todo un negociado al respecto. El gobierno de los CEOs concibe al sistema educativo en términos de eficacia y productividad en el cual las personas que lo integran son recursos humanos.
 
Esta es reforma es similar a la que lleva a adelante Peña Nieto en México, enfrentando una verdadera rebelión educativa -en Oaxaca, masacraron a los maestros que se movilizaban contra su aplicación. En Ecuador, la aplicación de una reforma arrasó con los derechos laborales de miles de docentes y le regaló la educación pública a los cultos evangélicos. En Colombia, abrió el “mercado” escolar al blanqueo de fondos del narcotráfico.
 
Para aplicar este verdadero plan antieducativo, el gobierno del PRO cuenta con el apoyo de los gobernadores que firmaron el acuerdo de Purmamarca. Ahora buscará convocar el apoyo de la burocracia sindical de CTERA, que ahora pide “crear indicadores y criterios propios”, sin organizar a la docencia para enfrentar esta ofensiva. Recordemos que cuando Macri impulsó y votó la creación del Instituto Evaluador en el 2013, amparado en la Ley de Educación Nacional kirchnerista, la dirección de Ute- Ctera no llamó ni siquiera a una movilización y presentó su propio proyecto.
 
Llamamos a la docencia y al movimiento estudiantil a organizar el rechazo a esta política de ataque a la educación pública, sus trabajadores y estudiantes.

Categoria:

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar