López, o la “reconstrucción de la burguesía nacional”

Radio NOA | 1:06:00 | 0 comentarios

El ex secretario de obras públicas durante el gobierno kirchnerista, José López, fue detenido infraganti mientras escondía más de 8 millones de dólares en un convento de General Rodríguez.
López es un hombre del riñón del kirchnerismo: entre 1991 y 1994 fue vocal de la Administración General de Vialidad Provincial de Santa Cruz; entre 1994 y 2003 fue presidente del directorio del Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda de esa provincia. Durante todas las presidencias del  kirchnerismo (2003-2015) se desempeñó como secretario de Obras Públicas.
A raíz de la detención, el fiscal federal Federico Delgado ha solicitado la unificación de dos causas que lo involucran, por presunto enriquecimiento ilícito y por sobreprecios en la obra pública.
Corrupción
Junto al ex ministro de infraestructura Julio De Vido, José López fue el hombre de mayor peso en el reparto de la obra pública de la era K. Habría sido uno de los artífices principales del esquema de sobrefacturación de obras y enriquecimiento ilícito que enlazó a la patria contratista con la camarilla de gobierno.
La detención de López se produce a escasas semanas de que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el ex ministro Julio de Vido fueran imputados por lavado de dinero. En esa causa, se  involucró también al ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner. Esas imputaciones, a su vez, sucedieron a las detenciones de Lázaro Báez y el ex secretario de transporte Ricardo Jaime. 
Es evidente que las bolsas de dinero que quisieron resguardarse en un convento forman parte de un millonario esquema de “retornos” por adjudicaciones en la obra pública y otros contratos con el presupuesto del Estado.  Esos recursos llenaron las arcas de la “patria contratista”,  en el mismo país donde el déficit habitacional se agravó y la infraestructura de transporte se encuentra en ruinas.  El kirchnerismo llamó a este desfalco organizado de los recursos del Estado “la reconstrucción de la burguesía nacional”.
Exculpación
El kirchnerismo parlamentario ha salido a despegarse apresuradamente de la escandalosa evidencia de hoy.  Para ello, recordó que han pedido excluir a “funcionarios y parientes de funcionarios” de la ley de blanqueo que se debatirá mañana.  En cambio, dejan en el blanqueo a los empresarios “amigos”,  del pasado gobierno y del actual. 
 El macrismo tiene en los Caputo y Calcaterra a sus propios Báez. Nicolás Caputo fue beneficiado con más de 1.000 millones de dólares en obra pública por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires durante la gestión macrista.
Lázaro Báez ha salido a ventilar sus vínculos con Angelo Calcaterra, primo del presidente Macri y otro pope de la patria contratista.
Calcaterra, a su vez, también supo hacer negocios con el gobierno anterior. Enarsa le adjudicó en 2010 la construcción de la usina Ensenada Barragán. “Se trata, ni más ni menos, de la usina termoeléctrica en la que más dinero desembolsó el kirchnerismo y que aún permanece inconclusa” (Perfil, 29/5). La justicia investiga si se pagaron sobreprecios.
Los negociados con la obra pública borronean las fronteras entre ‘neoliberales’ y ‘nacionales y populares’.
Lo que sí está claro es la asociación ilícita del régimen político con la patria contratista para el vaciamientode los presupuestos de la obra pública, mientras cientos de miles de trabajadores no pueden acceder a una vivienda propia.
La camarilla kirchnerista recibe, con la bochornosa detención de López, un mazazo político. La corrupción, como la aplicación del ajuste en las provincias que gobierna, revela los límites insalvables de los K para ejercer una verdadera oposición al macrismo.

Categoria:

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar

0 comentarios