Ejemplo Oranense: No sabe leer y salió a juntar basura pese a no tener guantes

Radio NOA | 22.4.16 |

"Como no tenés guantes, ayudame con las planillas. Dejá que ellos sigan descacharrando, así no te lastimás", le sugirió la mujer. 

Gloria la miró y le recordó que no sabe leer. Sin guantes, Gloria sacó la chatarra de sus vecinos del barrio Libertad. No tenía guantes, pero no podía quedarse de brazos cruzados. Está en riesgo la salud de las personas que ve a diario, sus vecinos, su entorno, su mundo. Gloria Margarita Reyes levanta latas, obsoletos electrodomésticos, bicicletas en ruina y otros residuos. Es la única mujer del primer grupo que llevó adelante esas acciones, en el masivo descacharrado en la ciudad de Orán ante la crisis del dengue.

Esta vivencia podría enmarcarse en un aspecto de género ¡Una mujer hace la misma fuerza que los hombres y encima con las manos descubiertas! Pero va más allá, traspasa gestos de solidaridad y de bondad. Al observar que Gloria no tenía guantes, una compañera que oficiaba como planillera en el operativo que se desplegaba en el humilde barrio Libertad, la llama. Gloria sube sus manos y vuelca fierros sobre el acoplado de un camión. Llueven las chatarras, el oído lo padece. Gloria se acerca a su compañera. La planillera saca un par de hojas de una carpeta azul. 

"Como no tenés guantes, ayudame con las planillas. Dejá que ellos sigan descacharrando, así no te lastimás", le sugirió la mujer. Gloria la miró y le recordó que no sabe leer. La planillera la mira, con un silencio en búsqueda de disculpas. Gloria continúa entusiasmada, va hacia otra casa. Les avisa a sus vecinos que sigan sacando esos elementos en donde el mosquito puede proliferar.

Se maneja con soltura, es su terruño. De casas levantadas con madera, grandes patios de tierra y sin lujos, aparecen sus vecinos cargando las chatarras.

 Gloria va de aquí para allá esquivando el barro podrido sembrado en esas calles. Se puso realmente la camiseta. Tiene 38 años y tres hijos, de 23, 20 y 17 años. Su familia se agrandó y ya es abuela de tres niños. Hace un mes, el dengue no le dio tregua. "Es lo peor que te puede pasar", lamenta. Gloria se infectó y si bien padeció fuertes dolores no terminó internada ni a un costado de los pasillos del hospital San Vicente de Paul, como tantos otros ciudadanos. Como no sabe leer, su acción y su compromiso con la sociedad se materializan en sus manos. No se detiene, le sobran motivos. Ella no quiere que nadie más en Orán tenga dengue. 

"Este es mi barrio, aquí está la gente que conozco desde siempre, no quiero que les agarre dengue. Quiero que mi ciudad esté limpia", expresa. Curiosamente, el trabajo de Gloria tiene, si se quiere, un vínculo con la educación. Desde hace varios años se desempeña como ordenanza en la Escuela de Familia. (El tribuno)

Categoria: ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar