CON O SIN REYNOSO, EL JUZGADO FEDERAL ORÁN UNA BOMBA DEL TIEMPO

Radio NOA | 13.3.16 |



El destituido juez Reynoso se fue para no volver. Él mismo indicó que “su carrera judicial está terminada y que se dedicará a demostrar su inocencia”.

La faena será muy dura, cuesta arriba y por un sendero lleno de espinas políticas.  Es que a Reynoso se le deben muchos favores y ahora es cuando comienza un vertiginoso correo de facturas. Desde el entorno del ex juez se quejan porque funcionarios kirchneristas y massistas que habían coqueteado con él, ahora lo desconocen.  
Lejos quedó y casi en el olvido la imagen cuando la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en persona y por Cadena Nacional lo reivindicaba como un espadachín de lucha contra el narcotráfico.  Vergüenza tienen hoy los candidatos de Massa que junto al ex intendente de Tigre visitaron Orán y Aguas Blancas reverenciando los a Reynoso. Incluso el macrismo trata de hacer los ojos para arriba buscando entre borrosos recuerdos, el día en que plena campaña electoral presidencial, Reynoso estuvo en primera fila del Coloquio de Ideas junto a Mauricio.

Para todo régimen gubernamental Reynoso era juez y parte y lo sabían muy bien. Era el de la guachada. Un tipo en quien se podía confiar, porque mantenía el delicado orden de la imagen de la lucha contra la droga mientras avanzaba el narcotráfico como nunca antes en la historia de Orán. Reynoso administraba justicia y algo más. Sus fallos eran mensajes claros para saber quién podía y quién no. Mantenía de forma bonapartista el equilibrio de la balanza judicial, sopesando de un lado el dinero y del otro lado la droga. Mientras tanto la espada de la justicia siempre caía sobre la cabeza del más débil y las celdas del Escuadrón 20 de Gendarmería Nacional se llenaban de chancheros, mulas o los llamados perejiles.  La gestión del ex juez de Orán, que duró más de 11 años, tuvo básicamente tres ejes: Publicidad, Impunidad política y Absolutismo.

Marketing 
Quien piensa que Reynoso no sabe nada de medios de comunicación se equivoca. Cada entrevista, cada reportaje la jugaba como una final del mundo.  Se ocupó de vender siempre, ladrillo a ladrillo, una imagen de trabajo y agobio burocrático, de estar abarrotado por tonelada de expedientes y causas. Consultaba con sus colaboradores a que medios dar notas y siempre que podía reclamaba a la prensa que sus “buenas” actuaciones no tenían las coberturas necesarias. Reynoso escribió un libro sobre “El Derecho a la libertad de Prensa” antes de ser Juez Federal, lo cual marca su preocupación por el manejo de los medios y la orientación que estos deben tener dentro del sistema “donde gobierna el dinero”. Se puede estar a favor o en contra de su política de medios, pero no carecía de ella.  En este momento el Juzgado Federal de Orán está a cargo del Dr. Jorge Gustavo Montoya, acaba de renunciar Díaz Martin, y parece estar completamente paralizado, no se conocen informaciones o movimiento alguno. Tal vez el narcotráfico dejo de existir. Ese error no lo cometía Reynoso, publicaba operativos y cargamentos menores, él se encarga de filtrar información a los medios allegados para poner en el tapete sus actividades, aunque por detrás ocultaba los temas gruesos y que hoy se conocen como las 11 causas de narco organización por cual está procesado.

Política 
Los fiscales y abogados denuncian a Reynoso por haber tarifado los delitos del narcotráfico. Pero el problema estaba en la exclusividad de ese tarifado que aparentemente solo era para los clientes que llegaban con la venia del poder. Por citar un ejemplo, el caso Sejas Rosales, recientemente detenido en Santa Cruz de la Sierra, es un empresario dedicado al transporte de combustible, ligado comercialmente a altísimo funcionarios del gobierno provincial en Oran, Salta y a nivel nacional. Basta saber quiénes son los que se dedican al rubro en la zona norte para seguir con la línea investigativa. Por tanto la liberación de Sejas Rosales en el 2015 a manos de Reynoso, no parece ser solo un yerro judicial de un funcionario inescrupuloso, sino más bien una regla del sistema.  El diputado boliviano Tomás Monasterio le exigió al ministro de Gobierno del vecino país que detuvieran a Sejas Rosales, acusado de tener relaciones con el gobierno de Evo Morales a partir de los contratos con YPF Bolivia y a partir de allí sus vínculos binacionales.

Sejas Rosales, dueño de un emporio del transporte, con una flota de más de 250 camiones, es considerado en la Argentina uno de los principales alfiles de la logística narco. En los 11 hechos que se investigan en la justicia Federal de Orán se introdujeron más de 500 kilos de cocaína de máxima pureza y 30.000 litros de tolueno, un precursor químico que se utiliza para "estirar" esta droga. Los vehículos de carga de las empresas Transanic, Trans GTI, Transporte JAC La Sierra, Creta y Trans Land Cargo tenían como destino Rosario y San Nicolás, entre otros. (La Nación 3-3)  La pregunta que se impone hoy en las oficinas de la justicia federal es cómo se va imponer el orden en la frontera norte, si seguirá en vigencia el cuadro tarifario y si las señas de los operadores judiciales ex kirchneristas ahora macristas, que abundan en Salta, tendrán valor.  

He aquí  otro elemento para comprender la parálisis explosiva del Juzgado Federal en Orán, ya no solo en términos comunicacionales sino también operativos reales. Tal vez no hay que comunicar porque no se ha podido avanzar y no se avanza porque no hay venia oficial para actuar y sobre quien actuar.

Absolutismo 
No se puede manejar semejante empresa con decoro democrático y por lo tanto Reynoso se subió en un enloquecido pedestal de supremacía actuando de juez y parte lo que lo llevo a cometer “pequeños” grandes errores.  En 2014 metió preso al abogado David Mazzutti, quien le fue a reclamar y amenazar a su casa, por fallos que perjudicaban a su cliente. Reynoso enojado y montado en su absolutismo lo hizo detener por la gendarmería y lo tuvo más de 20 días presos. Sin Resolución de detención no podía darse una Resolución de libertad y por lo tanto un cuasi secuestro estatal. “Un tate quieto” judicial al estilo Reynoso. Obviamente Mazzutti no encajaba en el “cuadro tarifario”.  El Concejo de la Magistratura recibió y cajoneó la denuncia de Mazzutti, pero cuando se conoció el escándalo de la narco organización donde acusan a Reynoso por la liberación de “pesados” narcotraficantes, desempolvaron el Expediente y armaron un enroque jurídico. En la sesión del Concejo de la Magistrados, los representantes del kirchnerismo se fueron del recinto para no votar contra Reynoso y la presidencia de la entidad a manos de la UCR-PRO armo un esquema de dilatación a saber.

Por la causa Mazzutti Reynoso está suspendido y apartado como Juez pero aun no tiene fecha de juicio político para su destitución definitiva. Está imputado por el cargo es “Abuso de autoridad y mal desempeño de funcionario público”. En esta causa Reynoso tiene todo para perder y es muy posible que así sea pero no ira preso porque la caratula es excarcelable.  Ahora por otro lado, por las causas del Narcoescándalo, donde lo imputan como jefe de una organización que liberaba narcotraficantes (ver cuadro tarifario) sí está procesado y tiene pedido de prisión preventiva pero como aún tiene el fuero, a pesar de estar suspendido, el ex juez no va preso.

A todo esto a la opinión publica el entrado judicial le sabe a impunidad más conociendo esta semana el fallo de la Cámara de Apelaciones Federal sobre el caso Valdez Cari (dentro de la causa narco organización). Se trata de un detenido por Gendarmería con más de 60 kilos de droga que luego fue liberado por Reynoso. El sujeto fue aprendido mientras corría alejándose de la camioneta secuestrada. Para el ex Juez Valez Cari estaba haciendo “footing” y lo liberó, para los camaristas el imputado se estaba escapando y volvió a pedir su detención. Claro que testigos, el carnet de conducir y los demás detenidos confirman la decisión de la Cámara Federal. Por esta causa acusan al cuñado de Reynoso, Eladio Arcenio Gaona alias “Yeyo” de haber recibió una camioneta doble cabina VW Amarok, cuya Tarjeta Azul se secuestró en su poder.  Con estos bueyes se tiene que arar en el Juzgado Federal de Orán, la presión va en aumento y sin una salida real a la lucha contra el narcotráfico, habrá más renuncias o más Reynosos antes de que explote esta verdadera bomba de tiempo.

Categoria: ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar