Sexualidad: Por qué desaparecen las ganas de tener relaciones

Periodistas | 26.9.15 |

Cosmopolitan España te cuenta a qué se debe esta falta de deseo y cómo deberías actuar.

Seguro que ya has oído hablar de la viagra femenina, esa pequeña pastillita rosa que promete incrementar el deseo sexual femenino. Después de dos intentos, al final, la FDA la aprobó el pasado 18 de agosto. Aunque el nombre de viagra no es adecuado del todo (la fibanserina afecta a los neurotransmisores y no al flujo sanguíneo de los genitales como la viagra masculina), sí que consigue aumentar el deseo sexual femenino.
Y aunque no lo creas, casi el 11% de las mujeres entre 18 y 44 años sufren problemas de deseo sexual preocupantes, siendo la angustia la palabra clave. "Nadie sabe realmente lo que significa tener una libido normal", afirma la terapeuta sexual Nan Wise.
"Es un problema si la mujer cree que lo es". Otros expertos en el mismo campo han corroborado el argumento. La flibanserina trata la disfunción sexual femenina, que es la falta de interés en la actividad sexual, fantasías, placer o excitación (incluso tras la ayuda de estimulación de la pareja) durante más de seis meses, siempre y cuando no tenga otra procedencia aparente.
El deseo sexual está parcialmente controlado por las hormonas, como la testosterona.
Los anticonceptivos
Hay algunos anticonceptivos hormonales que pueden reducir su producción, dejando menos en el cuerpo para acelerar tu libido. Hasta un 25% de mujeres sienten que su deseo sexual disminuye al tomar la píldora, aunque, de acuerdo con la vicepresidenta de educación en el American College of Obstetricians and Gynecologists, Sandra Carson, las mujeres más jóvenes tienen menos probabilidades de verse afectadas en comparación con las más mayores.
¿Una solución rápida? Cambiar a otros métodos anticonceptivos, como el DIU u otras pastillas con distinta composición.
La depresión
Estar deprimida y tomar antidepresivos puede acabar con tu deseo sexual. "El sexo se convierte en lo último en tu lista de prioridades cuando estás atravesando un momento difícil, como una enfermedad donde se te acaban las energías", afirma Emily Nagoski, autora del libro Come as you are. Esto puede explicar por qué los problemas de tiroides, que también controlan el metabolismo, pueden tener efectos secundarios sobre tu deseo sexual. No hace falta tener una fuerte y arraigada depresión para perder el apetito sexual.
Un gran culpable es también el estrés de cada día. De hecho, nuevos estudios revelan que el bajo ritmo cardíaco (vinculado a los altos niveles de estrés) está asociado con la disfunción sexual. "El cortisol y la adrenalina que vienen con el estrés cambian la forma en que el cuerpo responde al sexo", dice Nagoski.
¿Qué puede ayudarte? El ejercicio (porque tu cuerpo cree que has escapado del estrés) y el descanso. Si consigues dormir una hora más al día, hay un 14% de probabilidades de que te apetezca tener sexo al día siguiente.
Las barreras internas
Algunas mujeres tienen una libido tan vibrante que, en comparación con el deseo de sus parejas o sus propias expectativas, no parece suficiente. "Muchas mujeres tienen una idea preconcebida de cuánto sexo deberían tener (dos veces a la semana es una respuesta bastante común) y sienten ansiedad si no llegan a ello", dice Rachel Hills, autora de The Sex Myth.
La ansiedad funciona de forma opuesta al deseo, por lo que al ser crítica con tu propio nivel de deseo sexual, el rendimiento puede jugar en contra tuyo.
¿Cómo mejorarlo? Mejora tu autoestima para incrementar tu deseo sexual. "El mejor indicador de una buena vida sexual es el bienestar general".
Las ocho razones por las que vamos derecho al divorcio
Los últimos estudios psicológicos realizados en Europa determinaron que hay una serie de factores, desde la infancia hasta la adultez, que indican que un matrimonio tiene muchas chances de terminar en divorcio. Una de ellas, por ejemplo, es que la pareja venga de padres divorciados. Otra, que él frunza mucho el ceño en los fotos de chico.
1. La novia tiene dudas antes de la boda.
Si la novia no está segura del todo, el riesgo de que la relación acabe en divorcio es más del doble, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Journal of Family Psychology. ¿Las buenas noticias? Que un hombre tenga las mismas dudas no suele afectar al matrimonio.
2. La pareja se casó muy joven o después de los 32.
Claro, se dice que el matrimonio a muy temprana edad no es la mejor apuesta para una unión duradera. “A menudo asesoro a parejas de 40 años que se casaron muy jóvenes y no tuvieron ninguna relación anterior o quieren cosas diferentes ahora”, dice Rachel Sussman, psicoterapeuta y experta en relaciones.
3. Una familia con dos hijas.
Tristemente, sube tu probabilidad a un 43%. De hecho, solo tener una hija te hace un 5% más propensa a divorciarte, según la economista de la Universidad de Columbia, Kristin Mammen. Los padres con dos hijos, en cambio, se enfrentan a un riesgo de casi el 37%.
4. El divorcio viene de familia, por así decirlo.
Si tus padres se divorciaron, tienes al menos un 40% más de probabilidades de hacer lo mismo. Pero si se volvieron a casar, tienes un asombroso 91% de probabilidades de divorciarte.
5. Un niño difícil.
Los padres que tratan con niños con problemas (hiperactividad, déficit de falta de atención...) tienen casi un 23% más de probabilidades de divorciarse antes de que el niño cumpla los 8 años.
6. Problemas de dinero.
El estrés generado por los problemas de dinero es un factor de disputa marital. De acuerdo con un estudio, el divorcio se incrementa en un 45% cuando uno de los dos es un gran derrochador.
7. El novio fruncía el ceño en sus fotos de pequeño.
En dos estudios separados, los psicólogos evaluaron la infancia y los anuarios de la gente y luego, su estado civil actual. ¿Sus conclusiones? Las personas que fruncen el ceño en las fotos son cinco veces más propensas a divorciarse que las que sonríen.
8. Uno fuma y el otro no
Cuando solo una persona de la relación fuma, tienen entre un 75% y un 91% más de probabilidades de divorciarse.
9. El primer hijo nació antes de que pasaran 8 meses después de casarse.
Una boda de apuro no parece la mejor forma de empezar un matrimonio. Y te hace un 24% más propensa a divorciarte.

Categoria: ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar