Video muestra que el gobierno encubre los crímenes. Brigadistas filmaron su muerte bajo las llamas

Radio NOA | 0:12:00 | 0 comentarios

Uno de los cuatro jóvenes que se calcinaron el 28 de octubre de 2014 grabó el pavoroso final. Se incumplieron los protocolos de seguridad. Los familiares exigen "verdad y justicia". ATENCIÓN: algunas imágenes de los videos puede herir su sensibilidad.

"­Corré, Vilte, corré... Corré, la puta madre... Corré!". El fuego los empieza a devorar. El estrépito de las llamas crece. Los gritos son desgarradores. El celular de Martín Albarracín graba las espeluznantes escenas con secuencias caóticas. El empieza a quemarse e intenta, desesperadamente, ponerse un guante.
En una imagen invertida, el teléfono muestra a dos de sus compañeros atrapados entre los ardientes arbustos. A uno de ellos, el encargado de la cuadrilla, Víctor Ferreyra, se lo ve con casco rojo. Otro brigadista aparece sin casco. A pocos metros, con su espalda flameante, Martín se desploma.
El teléfono sigue filmando, inmutable. Se ve pasar a otro brigadista, tambaleante. Su ropa, supuestamente ignífuga, arde, y él lucha contra las llamas que la consumen. En segundos, la lente del celular empieza a derretirse. Las imágenes se desvanecen. El horror, no.

Escenas espantosas
De aquel infierno quedaron registros que hoy pueden verse en El Tribunodigital, aunque se advierte que pueden herir la sensibilidad de los lectores.
96 segundos: dura la escalofriante grabación en la que se ve cómo murieron Martín Albarracín, Víctor Ferreyra, Matías Vilte y Mauricio Valdez durante el incendio del cerro El Acheral, en Guachipas.
La estremecedora grabación, de 96 segundos, empezó a correr a las 12.11 del 28 de octubre del año pasado.La estremecedora grabación, de 96 segundos, empezó a correr a las 12.11 del 28 de octubre del año pasado.
Es un testimonio fehaciente del momento en que Martín Albarracín (27 años), Víctor Ferreyra (37), Matías Daniel Vilte (22) y Mauricio Valdez (27) murieron en Guachipas.
En la memoria del celular quedó grabado otro video, que muestra el acercamiento de la cuadrilla a la zona de incendio, a las 11.27, con desinteligencias, ya que se escucha a Albarracín reclamarle a un compañero por el descuido de las herramientas.
TRAGEDIA DE GUACHIPAS | En el cuadro a cuadro se rescataron del video imágenes como esta.

"QueQremos la verdad y la justicia", claman los familiares
A los parientes de los cuatro brigadistas nunca les recibieron denuncia alguna.
Las muertes destrozaron a las familias, que alimentan la certeza de que les están ocultando todo.
Es tanto el dolor que David, uno de los hermanos Albarracín, logró encontrar la manera de acceder a la memoria del celular de su hermano y rescatar su contenido. Con la misma voluntad lo acompaña Eugenia, la única hermana.
Todos ellos pidieron que se publique el video, donde las imágenes son desgarradoras. "Queremos que se sepa; queremos que nos digan realmente qué pasó; queremos Justicia", dijeron al traer el documento a El Tribuno.
“Nosotros vamos a llegar hasta el final. Necesitamos la verdad. Sabemos que nos están ocultando esa verdad”, Martín Albarracín, padre.
A los familiares de los cuatro jóvenes muertos nunca les recibieron denuncia alguna - probablemente, por mal asesoramiento jurídico - y nunca los llamaron para que ratificaran en sede fiscal las sospechas, los temores y las acusaciones que hicieron en los medios de comunicación.
Para ellos no hubo "notitia criminis".
Sienten impotencia pero no se resignan. "Vamos a llegar hasta dónde sea", advierte Albarracín.
Sostienen que los jóvenes debieron cumplir esa tarea fuera de sus horarios normales de trabajo, lo que está prohibido por los reglamentos nacionales.
Niegan tajantemente que estuvieran equipados para enfrentar llamas de hasta diez metros de altura; niegan que se tratara de un equipo suficientemente entrenado como brigada para esa tarea y, sobre todo, niegan que el grupo haya estado comandado por un jefe habilitado e idóneo.
Una brigada no puede encarar un operativo sin jefe.
“Tenemos la certeza de que el fiscal no hubiera desestimado el delito si uno de los muertos era su hijo”, Omar Valdez, padre
TRAGEDIA DE GUACHIPAS | Omar Valdez y MArtín Albarracín, padres de dos brigadistas muertos
Sin jefes
"El jefe (César Dagum) se quedó en Salta", afirman Valdez y Albarracín. "No llevaban el menor equipamiento, los handies no funcionaban y quedaron encerrados en un fuego que ellos no podían apagar ni controlar".
No fue una quema de pastizales. Se trataba de un incendio de nivel tres, que los bomberos voluntarios de El Carril y el avión hidrante desistieron de combatir.
La pregunta que los padres formulan es ¿quién dio la orden?. No había peligro para viviendas ni sembradíos; las llamas eran incontrolables. Una información oficial sostiene que se estaba quemando un lugar de pastoreo donde había ganado de la ex ministra de Justicia y defensora general María Inés Diez. Sin embargo, esta funcionaria no pudo dar la orden ni mucho menos disponer el operativo.
"Mientras no haya Justicia, vamos a tener que pensar lo peor. El fiscal lo sabe. Él nunca hubiera archivado la causa como lo hizo si uno de los muertos hubiera sido su hijo", afirmaron Albarracín y Valdez.

Fuente El Tribuno

Categoria: ,

CONTACTO CON LA PRODUCCIÓN:

Solo tienes que llamarnos al tel.03878)428507 o por email: produccion@radiocadenanoa.com.ar

0 comentarios